lunes, 26 de febrero de 2018

Una piel cuidada. Imprescindible para que el maquillaje quede perfecto

22 de febrero 2018
El problema mas habitual con el que los maquilladores siempre nos enfrentamos es que el maquillaje “escupa”. Es decir que no se adhiera y que quede como una capa superficial y entonces se vea excesivo.
Habitualmente le echamos la culpa al maquillaje pero a veces no es así.
A veces la culpa es de la piel.
Si hay algo fundamental para que una base de maquillaje quede perfecta es que la superficie donde se aplica esté preparada para recibirla.
Y es que, el fondo de maquillaje se adhiere mucho mejor sobre la piel "húmeda".
Y además de hidratada, la piel debe estar limpia y con el poro lo mas fino y cerrado posible. Un ritual diario de limpieza e hidratación es el mejor aliado del fondo de maquillaje.
No es una cuestión de limpiar y cerrar el poro solo cuando vamos a maquillarnos.

Cuidados de la piel

Los problemas mas comunes sobre todo entre la gente más joven, son el acné, el sebo y las impurezas.
Continuamente nos bombardean en todos los medios, con publicidad de mascarillas y exfoliantes para acabar con estos problemas. Y efectivamente estos productos suelen tener un efecto visible inmediato. La piel se ve mejor en el mismo momento en el que lo usas. Pero no hay que confundirse.
Una cosa es regular el exceso de grasa y otra cosa es “secar” y “deshidratar”.
Es un error utilizar diariamente productos agresivos para limpiar nuestra piel, pensando que así estaremos limpiando más.
Está bien utilizar de vez en cuando mascarillas de arcillas o de carbón activo. Puntualmente nos vendrán bien y a la larga veremos resultados, pero no podemos utilizarlos todos los días.
También es un error utilizar a diario, lociones demasiado astringentes (a veces incluso con alcohol) para cerrar el poro.
La piel tiene memoria.
Los efectos rebote nos pasaran factura a la larga.
Es importante que mantengamos "la humedad” interna de nuestra piel.
Y estos productos usados a diario pueden desequilibrarla.
Si queremos mantener sana, limpia de impurezas e hidratada nuestra piel, Nuestros grandes aliados son:
Leche limpiadora
Tónico o loción humectante
Exfoliación
Hidratación
No es una cuestión de limpiar la piel el día que nos vamos a maquillar y ya está. Debe ser una lucha de fondo, constante y diaria.
La aplicación de la leche limpiadora y posteriormente la de un buen tónico humectante que nos cierre el poro pero que nos aporte humedad, deben ser parte de un ritual diario de higiene de la piel.
Yo particularmente soy una fiel defensora del agua de rosas, de toda la vida, como loción.
La hidratación después de la limpieza será el broche final.
La exfoliación semanal o quincenal (dependiendo de la sensibilidad) para afinar el poro también debe formar parte de nuestro cuidado y es esencial, pero nunca a diario.
Después de la exfoliación, será el momento idóneo para aplicarnos una mascarilla específica a las necesidades de nuestra piel.
Y siempre terminando con la aplicación de la crema hidratante.
or supuesto si la piel es madura habrá que añadir a esto, un aporte extra de nutrición y de todos aquellos componentes que con la edad dejamos de fabricar de una forma natural. Al ser posible la nutrición debe hacerse por la noche, a la hora de acostarnos, puesto que está comprobado científicamente que durante el “sueño” la piel se regenera mejor.
Si todo el mundo hiciera esto desde una edad bien temprana, la mitad de sus problemas de piel simplemente no existirían.
¡Y NOS HARIAN UN GRAN FAVOR A TODOS LOS MAQUILLADORES!